Algunas veces suele pasar que has decidido “empezar una dieta”. Y de pronto las amigas que hace mucho tiempo no ves te llaman, o conoces a alguien y te invitan a comer o cenar. Y por temor a “dañar la dieta” puedes pasar hambre o por el contrario terminan abusando de alimentos poco saludables. Así que hoy quiero compartir algunos tips para tener en cuenta en esta situación, y que puedas disfrutar de la compañía y comida sin remordimientos.

  1. Evita pedir pan, y si te lo ponen en la mesa sin pedirlo es mejor que digas que no quieres y que se lo lleven para que no tengas la tentación de picar.

 

2. Lee tranquilamente la carta o menú para identificar aquellas opciones más saludables. Evita aquellos platos que digan “salteado, gratinados, con salsas, empanados, rebozados…”, es decir, todas aquellas comidas que nos indican que tienen un alto contenido en grasa.

 

3. Como plato principal, pide una ensalada, verduras al vapor o azadas. Es importante que no lleven ningún tipo de salsa o aderezo o lo pidas aparte y tú con un poco de “sentido común” añadas una cantidad razonable, otra opción saludable puedes ser una sopa ahora que se acerca la temporada de frío. Come tranquila y mastica adecuadamente los alimentos.

 

4. Las bebidas son una parte muy importante a tener en cuenta. Puedes haber pedido los platos menos calóricos pero si pides un refresco ¡olvídalo!, estas sumando calorías sin el aporte de ningún nutriente. Es por eso que la mejor opción es pedir agua o zumo natural.

 

5. Si eres una fan de los postres, puedes pedir uno PERO, para compartir. ¡No te lo termines tú sola!

 

6. Y finalmente, pide un té (verde es buena opción) o una infusión menta, manzanilla, poleo, todas aquellas con propiedades digestivas. Terminar tus comidas siempre con algo tibio o caliente ayudará el proceso de digestión.

 

Disfruta siempre de los buenos momentos y la compañía sin remordimientos, no te culpes o reproches por haber disfrutado ese rico plato o alimento que tanto querías. Conocernos y ser conscientes de cuáles son aquellos hábitos que nos brindan bienestar y equilibrio harán que poco a poco te des cuenta de que aquellas opciones más saludables son las que te hacen sentir más ligera y feliz, que no es cuestión de contar calorías sino nutrir nuestro cuerpo y mente. Y si un día consumimos un alimento o plato menos saludable, disfrútalo igualmente si era lo que querías, siendo consciente de que es una excepción y que no será algo que consumas de forma habitual.

¡Feliz día!

Uso de cookies

En Lovzi utilizamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Debe quedarle claro que si continua navegando usted entiende y acepta estas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies